La Influenza Porcina en México

Leyendo en la Jornada me entero de que ya son 103 los muertos por la Influenza Porcina.

En un corte informativo entregado a este diario a las 22.30 horas, la Secretaría de Salud (Ssa) confirmó que hasta el momento se tienen registradas 103 defunciones de personas con síntomas relacionados con la epidemia de influenza porcina, pero sólo en 21 casos se ha comprobado la presencia del virus H1N1, y el número de pacientes atendidos con esta sintomatología aumentó en un día de mil 324 a mil 614, esto es, 290 personas más.

¿Qué es la Influenza Porcina?

La influenza es una enfermedad de las vías respiratorias causada por un virus extremadamente contagioso, existen tres tipos diferentes de virus (A, B, C) los cuales pueden mutar (cambiar), y existen varios subtipos. Es más frecuente en otoño e invierno. Es importante por que afecta a todas las edades, y en mutaciones importantes del virus suele causar complicaciones graves e incluso la muerte en un gran número de personas, frecuentemente niños y ancianos.

Medidas generales

  1. Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura.
  2. Comer frutas y verduras ricas en vitamina A y C (zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña).
  3. Lavarse las manos con frecuencia, principalmente después de tener contacto con enfermos.
  4. Evitar exposición a contaminantes ambientales, no fumar en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o personas enfermas.

Ante la presencia de enfermedad respiratoria aguda:

  1. No automedicarse.
  2. Evite el uso de aspirinas o medicamentos similares que contengan ácido acetil salicílico.
  3. Controle la fiebre con medios físicos. Si persisten las molestias consulte a su médico
  4. Completo reposo en casa, tomar líquidos abundantes y mantener alimentación habitual.
  5. En caso de niños pequeños, mantener la alimentación de pecho materno
  6. Evitar lugares de alta concentración poblacional (cines, teatros, bares, autobuses, metro, etc).
  7. Cubrir nariz y boca con pañuelos desechables al toser o estornudar y lavarse las manos para proteger a las demás personas.
  8. No saludar de forma directa (de beso o mano) para no contagiar a otras personas.
  9. Evitar contacto de niños enfermos con ancianos o personas con enfermedades crónicas.
  10. Lavar los utensilios de los enfermos (después de comer) con agua caliente y jabón para matar los microbios.
  11. Mantenerse alejado de multitudes y sitios públicos.
  12. Acuda a su Unidad de Salud más cercana o consulte a su médico especialmente niños y ancianos con fiebre alta, debilidad generalizada, dificultad al respirar, tos seca persistente y dolores musculares.

Vale mas prevenir… que lamentar.

Fuente: eluniversal.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.